Incentivos para PYMES en Europa y Estados Unidos

En el escenario económico actual las pymes se han convertido en una gran herramienta para fortalecer la economía, sea por su capacidad para crear empleo, como por su capacidad de adaptación a los diferentes momentos de la economía y a los diferentes entornos en los que deben trabajar. La tendencia de las políticas fiscales en España, Estados Unidos y países de la Unión Europea, es diferente, pero todas siguen una misma dirección, potenciar y fomentar el crecimiento de las pymes actuales. Y por lo tanto, olvidándose así de potenciar el nacimiento de nuevas empresas.

¿Cuáles son los incentivos para PYMES?

Pero lo que nos interesa hoy es descubrir cuáles son los incentivos para PYMES en Europa y Estados Unidos. La mayoría de países se han preocupado principalmente por el fortalecimiento de las pymes, creando un entorno que sea favorable para el crecimiento de éstas. Los países a los que hacemos mención hoy, han focalizado sus políticas de ayuda en diferentes aspectos: reducción de las cargas administrativas, mejora de la legislación, modernización de la administración pública, política de competencia, financiación, aplicación de la Directiva de Servicios, apoyo a la innovación y el desarrollo de tecnología, la internacionalización de las empresas, etc.

Pero haciendo referencia a las medidas e incentivos fiscales con las que los países europeos y Estados Unidos pretenden apoyar el crecimiento empresarial. Principalmente hacen referencia al tipo impositivo que grava la actividad empresarial y otra serie de medidas de alivio fiscal.

Haciendo referencia al tipo impositivo los incentivos para las PYMES en Europa y Estados Unidos consisten en gravar la actividad con el impuesto de Sociedades e incentivar con una disminución del tipo aplicado. Países como Francia, Holanda, Reino Unido, Hungría o Bélgica usan un gravamen especial para las PYMES. Holanda ha pasado de un 23% al 20% en dos años. El efecto de alivio fiscal sobre el impuesto de Sociedades en la Unión Europea ve como la media de los países de la UE ha descendido entre el año 2000 y 2010 en hasta casi nueve puntos porcentuales.

Algunos países han trabajado más allá del Impuesto de Sociedades, focalizándose sobre las deducciones fiscales cuyo objetivo se dirigía a las inversiones en I+D, formación, contratación de trabajadores y también inversión en maquinaria. Deducciones aplicadas en países como Austria, Alemania, Italia o Reino Unido. De forma complementaria se han desarrollado medidas para la flexibilización de las reglas para la compensación de pérdidas o la mejora de las condiciones de amortización, como ocurría en Reino Unido.

En cambio, las medidas de alivio fiscal que ha desarrollado Estados Unidos tienen que ver con la eliminación de impuestos para las ganancias de capital, limitaciones de las sanciones por errores en la declaración de impuestos, las amortizaciones en el año de la compra para la obtención de un beneficio fiscal inmediato, etc.

Leave a Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *