Análisis económico financiero

Hoy vamos a hablar sobre cómo y de qué manera abarcar el análisis económico-financiero de un negocio. 

Anteriormente hemos hablado de qué es exactamente el plan financiero de una empresa, y llegamos a la conclusión de que consistía en hacer una comparativa desde los inicios hasta la actualidad entre los gastos y los ingresos para conocer el nivel de solvencia de la empresa.

El análisis económico-financiero, sin embargo, es algo mucho más amplio que trata de investigar y poner en cuestión los datos contables de la empresa con respecto a parámetros más amplios como son la economía general de las empresas del mismo área y cómo los datos de nuestra empresa o negocio afectan de forma general y no solo a las personas que forman parte de su estructura interna.

Aunque la contabilidad y los datos numéricos son completamente objetivos, la realidad es que el análisis económico-financiero no lo es, pues cada empresa de forma individual, o cada analista que inicie el proceso de estudio de la parte financiera de una empresa, puede dar mayor o menor importancia a la revisión de unos y otros aspectos, y esto hará que la conclusión pueda ser muy diferente.

Profundicemos un poco más en el tema.

¿Cómo se hace un análisis económico-financiero?

Como decíamos, el análisis económico-financiero se realiza con baremos variables dependiendo de qué datos quieran priorizar los analistas, pero sí que hay, al menos de modo general, algunos pasos seguros para poder realizarlo:

El análisis económico será la primera evaluación y medirá los datos en un tiempo determinado y no de manera general sobre la empresa. Este tiempo determinado es, normalmente, de un año natural

Una vez se obtengan los datos sobre las ganancias de la empresa, se pasará al análisis financiero que cuenta los datos de todos los movimientos de la empresa desde sus inicios y además cuesta los ingresos y gastos no solo de la propia actividad de la empresa sino también de los préstamos o el dinero iniciar de los accionistas.

Como vimos en algunos artículos anteriores, estos datos se suelen obtener a partir de los diferentes ratios existentes (el ratio de liquidez y el ratio de solvencia, principalmente) o mediante algunos balances económicos que, sobre todo, deben de estar realizados por profesionales de la materia.

¿Qué finalidad tiene?

La finalidad de un estudio económico-financiero es, básicamente, conocer a fondo la empresa en concreto y todas sus posibilidades y capacidades.

Esto quiere decir que para que los accionistas de una empresa o negocio tomen decisiones en un futuro inmediato y lejano, deben de conocer a fondo las cuentas de su negocio: cuántas ganancias reales ha tenido hasta ahora y va a tener, cuánto gasto ha tenido y tendrá y sobre todo cuál es la relación entre ambos conceptos, porque las ganancias deben siempre superar a los gastos para que pueda entenderse como que la empresa es solvente y por tanto se puede ir planteando su crecimiento.

Además de para hacer cábalas sobre la competencia de la empresa y sus futuras posibles decisiones y cambios, también el análisis económico-financiero nos ayuda a comparar nuestro negocio con otros del mismo área y su lugar en el mercado en general. Además, el conocimiento de todos los datos del análisis económico-financiero también es útil para las personas que trabajan para la empresa, pues con ello pueden conocer y entender mejor qué objetivos se deben intentar conseguir.

Los indicadores: KPI principales

Los KPI son las siglas en inglés del concepto de Key Performance Indicator (indicador clave de rendimiento) y cuya utilidad es la de tener una serie de señalizadores que ayuden a hacer planes y estrategias. Los KPIs, por tanto, nos aportan algunos datos importantes en diferentes áreas de un negocio y sobre los que trabajar cuando se estén desarrollando los objetivos.

Los KPIs, como decimos, funcionan en distintas áreas o parámetros sobre los que se fundamenta una empresa:

Existen los KPIs de ventas donde se puede leer cuál es el posicionamiento de la empresa en el mercado general, que margen máximo y mínimo de ventas hay o qué volumen de ventas tiene cada cliente fijo de la empresa, entre otras muchas cosas. 

También están los KPIs de finanzas donde analizar asuntos como la rentabilidad de las inversiones, el crecimiento general y el grado en el que se encuentra la liquidez de la empresa, por ejemplo, y por tratar algunos de los puntos importantes.

Los otros principales KPIs son los de logística, y en ellos podemos estudiar las horas del día donde mayor actividad económica hay, las ventas que hay en cada categoría de producto específico, las devoluciones o la fidelización de los clientes.

Cuando se debe realizar un análisis económico-financiero

Lo más aconsejable, cuando tenemos una empresa o formamos parte de algún proyecto presente o futuro, es hacer un análisis económico-financiero cada cierto tiempo para poder conocer de forma más o menos actual la situación en la que nos encontramos.

Sin embargo, hay ciertos cambios en una empresa que hacen de carácter obligatorio realizar este análisis y tiene que ver, sobre todo, con los planes de crecimiento y con que las cuentas sigan siendo positivas a partir de éste. Crecimiento puede ser tanto con la posibilidad de hacer crecer el lugar físico de la empresa, como de trasladarlo a otras ciudades del país o incluso a otros países, como de añadir otros productos u otras líneas de producto.

Esperamos que haya sido útil para vosotros esta explicación general de qué es exactamente un análisis económico-financiero y en qué caso se podría plantear. Igualmente, como siempre decimos, siempre es aconsejable acudir a un experto en la materia para que pueda darte consejos de forma objetiva con respecto al caso concreto de tu empresa. Igualmente, si tenéis alguna duda o aportación, podéis hacérnoslo saber en los comentarios.

¡Hasta la próxima!

¿Alguna duda?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *