Warrant: Finanzas + Inversión

¿Qué es el Warrant?

El Warrant es un contrato o instrumento financiero en el que se otorga comprador el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo subyacente (es decir, una acción, futuro, forward, entre otros) a un precio determinado en una fecha en el futuro. Desde este punto de vista, los warrants funcionan como una opción financiera pero tienen grandes diferencias.

Warrant como valor negociable en bolsa

Los warrants son también valores negociables en Bolsa. Los compradores en este sistema tienen derecho pero a comprar (call warrant) o vender (put warrant) una cantidad determinada del subyacente, teniendo en cuenta que el precio de ejercicio o strike debe estar determinado con anterior.

Como es un derecho, el comprador debe asumir los gatos el precio del warrant, también llamado prima. La cotización de un warrant simboliza en todo momento el precio a pagar por adquirirlo. En función del plazo de vigencia, los warrants pueden dividirse en europeos o americanos. Los Warrants Europeos solo se ejercitan al vencimiento del mismo, mientras que los Warrants Americanos se podrán ejercitar en cualquier momento, desde la emisión hasta el vencimiento.

Entre los activos subyacentes posibles de un warrant se pueden mencionar, además de las acciones, los portafolios de acciones, las obligaciones, las divisas, materias primas, índices de bolsa, tipos de interés, tipos de cambio sólo en unas condiciones determinadas.

Cosas a tener en cuenta

Cuando se realiza el contrato el comprador del warrant debe tener en claro los siguientes aspectos:

  • El precio al que va a poder comprar o vender el activo.
  • La cantidad de activo a la que le da derecho cada warrant.
  • La fecha de vencimiento o el periodo de vigencia durante el que va a poder ejecutar su derecho frente al activo.
  • El desembolso de la prima para adquirir el título.

Usos de los warrants

  • Se pueden guardar en espera de mejores precios para intercambios y disponer entre tanto de un capital de trabajo.
  • Por razones estacionales o de producción, se tienen en cuenta como un stock sin uso inmediato.
  • Se utilizan como fondos que facilitan la adquisición de una mayor cantidad de mercadería para almacenar compra de materia prima.
  • Como una forma de pagar compromisos financieros anteriores.
  • Para pagar gastos varios.

¿Os ha parecido interesante? Pues compartamos, que compartir es vivir 😀

Leave a Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *