¿Qué son las transferencias SEPA?

Es muy posible que a lo largo de tu vida te encuentres ante la pregunta de qué es exactamente el SEPA y en qué te puede atañer en el día a día. La razón fundamental por la que puedes encontrarte con este concepto es porque vayas a realizar una transferencia SEPA, así que vayamos poco a poco:

Definición

SEPA son las siglas en inglés de Single Euro Payments Area (el área única de pagos en euros, en nuestro idioma), que hacen referencia a una zona común conformada por los países de la Unión Europea (y otros tantos países como Islandia, Suiza, Andorra, Mónaco, San Marino, Liechtenstein y Noruega) donde los pagos y los cobros tienen las mismas condiciones (los mismos estándares sin ninguna diferencia estés en el país que estés) de la misma manera que sucedería dentro del ámbito nacional de cada uno de ellos.

Origen

La planificación de la zona SEPA surge, como es lógico, de la misma idea de crear la moneda común, el euro, para todos los países, persiguiendo la simplificación de todos los movimientos económicos entre los países que conforman este sistema. Sus inicios se remontan al año 2008 con las transferencias SEPA, y se desarrollaron también durante el año siguiente, 2009

Las transferencias SEPA, por tanto, son el pago principal en este sistema económico común, de manera completamente online y manejando más o menos los mismos tiempos de una transferencia en el ámbito nacional.

De la misma forma que una transferencia dentro de un mismo país tiene sus pasos a seguir, sucede también con las transferencias que traspasan las fronteras, y los iremos viendo a continuación.

¿Cómo debo hacer una transferencia SEPA?

Como hemos repetido en varias ocasiones, las vías para hacer una transferencia bancaria a día de hoy son muy variadas: podrás hacerlas en la sede física de tu banco, a través de la página web o de la app, y también de manera telefónica.

Las transferencias que sean dentro de la zona SEPA, se realizarán de la misma manera que cualquier transferencia de ámbito nacional: con conocimiento de los datos más relevantes de la persona a la que vas a enviarle la transferencia, es decir, su nombre y sus apellidos y también su dirección a ser posible, y el número IBAN, que es el formato creado para los números de cuentas bancarias dentro de la zona SEPA

Como ya explicamos en artículos anteriores, en caso de que la transferencia sea internacional para otros países fuera de la zona SEPA, será necesario el código SWIFT, que, sin embargo, tu banco podrá deducir en la mayoría de las ocasiones a través del código IBAN.

¿Cuánto tarda en llegar una transferencia SEPA?

De la misma manera que en el caso de las transferencias que se envían en el ámbito nacional, la transferencia enviada en la zona SEPA tardará más o menos dependiendo de la hora a la que sea emitida.

Si la transferencia se envía a primera hora de la mañana, pudiera ser que llegase a su destino en el mismo día, pero lo normal es que llegue el día siguiente hábil a su emisión. Es decir, si no coincide ningún fin de semana o festivo por el medio, la transferencia llegará probablemente al día siguiente de que la envíes.

¿Y qué ocurre con los recibos domiciliados SEPA?

Ocurre exactamente lo mismo que con los recibos domiciliados en el ámbito de tu propio país. Para aclararnos, un recibo domiciliado sucede cuando el pagador de una tarifa da autorización al beneficiario para hacer cobros a su cuenta bancaria.

Los costes de la domiciliación y la manera de hacerlo es exactamente igual que si fuese dentro de las fronteras de tu país, y para ello necesitarás, de nuevo, el código IBAN de la persona deudora, así como la orden de domiciliación o mandato.

¿Cómo se puede cobrar por mandato SEPA?

Como decimos, el mandato u orden de domiciliación es necesario porque es la autorización que la persona deudora da para que el acreedor pueda hacer cargos a su cuenta bancaria

El mandato debe firmarse y conservarse durante todo el proceso de domiciliación, y se sujeta a lo que se conoce como referencia única de mandato, que es un código numérico específico para cada operación y no para otras aunque sea entre el mismo deudor y acreedor.

Ejemplo de contrato SEPA

Para facilitar todo el procedimiento de las órdenes de domiciliación, existen modelos específicos de cómo deben ser estos mandatos para tener claro qué debe poner en ellos y en qué orden. Los datos básicos que debe tener un contrato SEPA son: 

  • La referencia única de mandato, de la que hablábamos anteriormente.
  • Los datos personales tanto del acreedor como del deudor.
  • La identificación personal y numérica del acreedor, que es un número que te facilita tu banco.
  • El IBAN y el código SWIFT del deudor.
  • La especificación del tipo de pago que se ha decidido.

También se deben de facilitar los datos pertinentes para que el cliente o deudor rellene lo necesario en el contrato, la firma de ambos y los datos necesarios con respecto al posible reembolso.

Esperamos haberte ayudado con todas las posibles dudas con respecto a la zona SEPA y las transferencias y órdenes de domiciliación dentro de la misma, pero en cualquier caso, si todavía hay algo que tengas pendiente para preguntar… No dudes en escribirnos a través de los comentarios.

¡Hasta la próxima!

¿Alguna duda?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *