¿Qué son las hipotecas?

Cuando hablamos de hipotecas a lo que estamos haciendo referencia es a un derecho que tiene una determinada entidad sobre un determinado inmueble. La hipoteca sobre un bien surge a partir de una deuda o de una situación poco legal que un bien pudiera presentar y que en caso de estar puesto como garantía de pago, es tomado por la entidad para el saldo de la misma.

La entidad que adquiere la propiedad por falta de pago o incumplimiento de los plazos o formas estipuladas (por lo general los créditos hipotecarios o garantías) posee el derecho a la venta del inmueble para saldar la deuda contraída. Derecho que tiene una determinada entidad sobre un determinado inmueble. La hipoteca sobre un bien surge a partir de una deuda o de una situación poco legal que un bien pudiera presentar y que en caso de estar puesto como garantía de pago, es tomado por la entidad para el saldo de la misma.

La hipoteca en el sector inmobiliario

En el sector inmobiliario, la hipoteca es un aspecto que se utiliza en la mayoría de los casos a cargo de una deuda que alguien contrae. Se trata de un derecho real de garantía. En todos los casos, las hipotecas tienen un plazo que puede ser levantado con el pago de la deuda.

Formalización de una hipoteca

Las hipotecas quedan formalizadas mediante un documento público que se firma entre partes y que una vez concretado queda en los Registros de la Propiedad. Sobre los temas hipotecarios existe toda una legislación específica que entre otras cosas detallas las obligaciones que se deben cumplir al momento de una hipoteca.

Tipos de hipotecas

Existen distintos tipos de hipotecas que surgen en función de los condicionantes: capital, interés y plazos y le dan a las mismas variaciones que son, a saber:

Hipotecas de tipo fijo

Hipotecas de tipo fijo, se trata de préstamos donde se establece un porcentaje fijo para todos los años de plazos en los que sea adquirida la hipoteca. En este caso, lo que queda sin variación es la cuota que se paga por mes hasta cancelar la deuda contraída lo que de alguna manera da la tranquilidad que permite no tener que estar a merced de los movimientos económicos y de las tendencias del mercado.

Hipotecas de tipo variable

Otro tipo de hipotecas que se manejan son las de hipotecas de cuota variable; una de las características de estas hipotecas tiene que ver con la revisión del interés que se aplica sobre ella, por lo general esta revisión se realiza de un año a otro y se tienen en cuenta distintos indicadores para poder aplicarla en función al índice de referencia del contrato. Una de las ventajas importantes que tiene este tipo de hipotecas es el de tener “tasa tope” es decir que limita la suba de la tasa que se puede aplicar sobre la misma, asegurando de esa manera que los costos nos serán muy superiores con los pasos de los años. Por lo general se amortizan a treinta años.

Hipotecas de cuota constante

Por último se encuentran las hipotecas de cuota constante o no variable, las cuotas se mantienen fijas pero lo que fluctúa en este caso, es el interés.

¿Alguna duda?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *