¿Qué es un banco?

Empecemos por lo más sencillo: qué es y para qué sirve un banco.

Un banco es una entidad dedicada a las finanzas, y que tiene entre sus principales funciones gestionar, administrar y controlar el dinero.

De esta forma, la entidad bancaria cumple con la función de ser el intermediario económico en la relación que existe entre las personas y las empresas, relación de la cuál obtiene un interés económico que es precisamente lo que lo mantiene activo.

La razón fundamental por la cual podemos necesitar un banco es porque queremos almacenar nuestro dinero en un lugar seguro, pero también para poder recibir o pagar dinero a otra persona o empresa.

Origen de los bancos

El intercambio y el préstamo eran conceptos que ya existían en las antiguas civilizaciones. En Babilonia durante el siglo XVIII a.C., ya existían intercambios entre los comerciantes y los sacerdotes, así como en Roma también existían intercambios económicos, pero más entre particulares que entre instituciones.

Sin embargo, no es hasta la época del Renacimiento que surgen los bancos tal y cómo hoy los conocemos. Banco significa “escritorio” en italiano, y hacía alusión a los escritorios donde se sentaban los primeros florentinos judíos que se dedicaban a trabajar como banco.

Empezaron a existir familias de banqueros así como centros bancarios propios donde se llevaban a cabo los movimientos de monedas de plata y de oro. Todo ello creció enormemente durante los siglos XVIII y XIX y fue en el siglo XX cuando se inició una regulación de las finanzas en prácticamente todo el planeta, intentando establecer normas y bases para la actividad bancaria tal y como la conocemos hoy en día.

El funcionamiento de los bancos

Como veníamos diciendo, los bancos funcionan como intermediarios de las finanzas de personas y entidades.

Ellos gestionan todo el proceso que existe en cada intercambio económico, facilitan mediante sus entidades el ahorro o el consumo dependiendo de cada cliente y además ayudan aconsejan en la inversión.

Intentando explicarlo en resumen, las dos actividades sobre las que se fundamenta la actividad de los bancos son:

  • Las operaciones bancarias de activo: Cuando el banco presta el dinero a su clientela (esto es cuando facilita préstamos o créditos, por ejemplo)
  • Las operaciones bancarias de pasivo: Cuando el banco recibe dinero de su clientela (cuando el banco sirve como depósito de cuentas corrientes o de cuentas de ahorro, por ejemplo).

Tipos de banco que existen

Ahora que ya tenemos un concepto general de lo que es un banco y para lo que sirve, debemos entender que, a medida que los bancos han ido creciendo y estableciéndose por igual en todas las partes del mundo, también se han ido creando distintos tipos de banco, con distintas y diversas funciones.

Nosotros vamos a hablar de los tres tipos de banco más comunes, y a lo que se dedican:

Los bancos de crédito

Las entidades de crédito son las que, como su propio nombre indica, dedican su actividad principal a facilitar créditos a terceros. También trabajan con el arrendamiento financiero, emiten y gestionan los medios de pago (las tarjetas de crédito, entre otras) y asesoran a las diferentes empresas con sus capitales.

Los bancos de crédito son, básicamente, los bancos comunes con los que nos relacionamos en nuestro día a día, las cajas de ahorro (aunque éstas también tienen una parte pública), el Instituto de Crédito Oficial, y también los establecimientos financieros de crédito y las cooperativas de crédito.

Los bancos públicos

Los bancos públicos son las entidades financieras que pertenecen al Estado, y cuyos recursos económicos están basados en el dinero público.

La Banca Pública, aunque tiene un papel más o menos secundario si lo comparamos con los bancos privados, tiene entre sus principales funciones las de incentivar inversiones para la creación de empleo o demás actividades de carácter social que nos afecta a todos los habitantes de un país.

Los bancos comerciales

Los bancos comerciales son los operadores universales debido a que realizan todas las operaciones activas, pasivas y de servicios que no les son prohibidas por las leyes específicas de cada país, y que regulan su funcionamiento.

Otras funciones de los bancos comerciales son prestar servicios como- entre otros- el cobro de impuestos y servicios, el alquiler de cajas de seguridad y el cambio de billetes y monedas al público.

Bancos vs Cajas de ahorro

Aunque veíamos que los bancos y las cajas de ahorro son ambos entidades de crédito, existen enormes diferencias entre ellos que es importante que conozcas, a la hora de elegir a cuál dirigirte según lo que necesites:

En primer lugar, los bancos y las cajas de ahorro tienen objetivos diferentes: los bancos son empresas que buscan la ganancia para sus accionistas, buscan tener beneficios económicos, es decir, ganar dinero. Mientras tanto, las cajas de ahorro tienen como objetivo fundamental ayudar al ahorro de personas y familias, y también facilitar créditos a empresas que lo necesiten, sin buscar de una manera tan clara el beneficio propio.

En segundo y último lugar, los bancos son entidades privadas que no tienen ninguna obligación ni porcentaje comprometido con obra social, mientras que en las cajas de ahorro nada más y nada menos que el 50% debe ir destinado a dichas cuestiones sociales para toda la sociedad.

El sistema bancario y la banca financiera

Se entiende por tanto que el sistema bancario es el conjunto de todas estas entidades (de los tipos que hemos descrito y con las distintas funciones que realizan) que, dentro de una economía determinada, prestar los servicios económicos a la sociedad.

En el caso de nuestro país, el Sistema Bancario Español tiene una estructura cuyos pilares son tres conceptos distintos:

  • Los mercados financieros: donde se reúnen los agentes económicos para llevar a cabo los intercambios de activos y pasivos financieros (préstamos, créditos, acciones o depósitos…entre muchos otros).
  • Los propios activos y pasivos financieros.
  • Las instituciones financieras, de las que veníamos hablando, y que son las intermediarias en todas las operaciones.

La intermediación bancaria

La función principal que ejercen las instituciones bancarias, como hemos dicho, es la intermediación bancaria, que es muy importante para el sistema financiero puesto que incrementa la eficiencia del sistema económico, utilizando el dinero de quienes tienen recursos excedentes para que sea destinado a actividades de consumo o inversión en lugar de permanecer inmovilizado. En otras palabras, el dinero es puesto al servicio del trabajo y la producción.

En conclusión, ¿Cuál es el negocio de los bancos?

Tradicionalmente, y como venimos diciendo, el negocio bancario consiste en la intermediación financiera entre instituciones y personas.

Mediante los intereses que genera dicha intermediación, los bancos consiguen fondos económicos que sumados al capital inicial que cada banco disponga, son canalizados hacia otros clientes y hacia otros negocios en los que se invierte.

Los bancos, por tanto, no solo obtienen ganancias de los intereses que genera utilizarles para guardar o intercambiar dinero, sino que también financian negocios a medida que estos van creciendo, por lo que forman parte de ellos y también de todos sus beneficios

Aunque el objetivo de todas las entidades financieras es el mismo, ser el intermediario en los negocios en los que participa, cada una de ellas emplea sus propias estrategias de evaluación y de promoción de sus servicios, lo que quiere decir que el negocio de cada banco será más o menos rentable en base al éxito de las ideas que hayan tenido para llegar a ese objetivo que buscan.

Hemos visto en éste post, en resumen, qué es exactamente un banco y cómo han ido evolucionando sus funciones a lo largo de su historia.

También qué tipos de bancos hay y para qué pueden servirte cada uno de ellos, así como que existe un sistema bancario general que regula el movimiento de todas las entidades que en él trabajan.

Esperamos que nuestra información te haya sido útil para entender un poco más un mundo tan extenso y complejo como es el financiero. Si todavía tienes dudas, o alguna otra aportación, puedes escribirnos en los comentarios.

¡Hasta la vista

¿Alguna duda?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *