Mercado de competencia perfecta

Hoy vamos a hablar de qué quiere decir el concepto de la competencia perfecta cuando hablamos del mercado y de la relación existente entre la compra y la venta de productos de cualquier tipo:

La competencia perfecta es aquella en la que las empresas que ponen a la venta sus productos de cualquier tipo no son las que controlan o modifican a su antojo cuál es el precio que dichos productos deben tener ni cómo deben de venderse. En otras palabras, no son ellas las que dictaminan las normas a seguir.

Los precios y la tomas de decisión con respecto a los mismos no dependen por tanto de la voluntad de las empresas sino de la propia relación entre los que ofrecen y los que demandan, es decir, entre las empresas y los posibles futuros compradores de su servicio. 

El el mercado que surge de la competencia perfecta todas las directrices las trae lo que conocemos como la ley de la oferta y la demanda, donde la cantidad de producto ofrecida y demandada varía según lo haga el precio del producto o servicio. De esta forma surge una economía que es perfectamente moldeable a la situación concreta así como a la actitud de los agentes que intervienen en esta relación.

Características del mercado de competencia perfecta

Evidentemente, para que se pueda dar la posibilidad de la existencia de la competencia perfecta en el mercado, debe de haber una serie de factores que lo propicien, y que son los siguientes:

  1. El producto debe de ser bastante homogéneo: es decir, el producto debería poder ser comprado por los posibles interesados independientemente de la empresa que lo venda, pues no puede haber mucha diferencia entre el producto de unas y de otras.
  2. Debe de darse un clima de libre concurrencia, es decir, que todas las empresas tengan la posibilidad y capacidad de tener las mismas condiciones que las demás empresas competidoras.
  3. Tiene que haber transparencia en los datos que tengan que ver con los precios y los cambios en éstos.

Competencia perfecta VS Monopolio

Un monopolio es la circunstancia en la cual una sola empresa es la única posibilidad en la venta de un producto determinado, es decir, es la única que vende ese producto y la única a la que se puede acudir.

Esto quiere decir que el monopolio es literalmente el término contrario a la competencia perfecta, pues no existe competencia ninguna al no haber ni siquiera dos empresas distintas que puedan competir por la venta de un producto o servicio.

Otra de las grandes diferencias es que en el caso del monopolio, la empresa única o el vendedor único de un producto sí que tiene la perfecta capacidad para influir directamente sobre su precio, y no es la relación entre ésta y otras empresas la que lo dictamina. Se interviene entonces en la libertad del mercado y en la forma de ofertar, aunque siempre se encontrará con el tope de la demanda, es decir, no puede intervenir en lo que los compradores desean comprar.

Ejemplos de mercado de la competencia perfecta

Un ejemplo bastante común de cómo puede funcionar la competencia perfecta es el que se da en el mundo de la agricultura, donde prácticamente todas las personas que producen los productos que cultivan, están de acuerdo para vender dicho producto a un precio prácticamente idéntico y bajo unos parámetros y características muy parecidas. De ésta forma, los compradores tienen la posibilidad de acudir a uno u otro sin notar demasiada diferencia en su compra.

Esperamos que hayáis entendido bien el concepto de competencia perfecta y el de monopolio, para comprender las diferencias entre ellas y de qué forma se lleva cada una a la práctica. Si os ha quedado alguna duda o tenéis alguna aportación, escribidnos siempre que queráis a través de los comentarios.

¡Hasta la próxima!

¿Alguna duda?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *