Los commodities

Los commodities (la mercancía)

El significado más común de commodities hace referencia al de materia prima o a granel. Se trata de productos cuyo valor se otorga por el derecho del propietario a comerciar con ellos y no necesariamente por el derecho a usarlos.

Ejemplo de commodity

En este sentido, un ejemplo de commodity es el trigo puesto que, teniendo en cuenta  una calidad mínima estándar, no se hace diferencia entre el trigo producido en una granja o en otra. Otros ejemplos que se pueden mencionar son la electricidad o el petróleo o la banda ancha en Internet. Aunque estos casos incluyen también productos semielaborados muy conocidos que se derivan de ellos y que sirven como base para procesos industriales más complejos.

Otra versión describe a los commodities como productos de fabricación, disponibilidad y demanda mundial, que tienen un rango de precios internacional y no requieren tecnología avanzada para su fabricación y procesamiento.

Los productos commodities tampoco se diferencian por la marca, debido a que la mayoría de las veces los productos no generan un valor adicional al cliente. Esto quiere decir que no tienen un valor agregado y se adjudica a las empresas que no tienen una visión clara, y no pueden anticiparse con la suficiente exactitud a las tendencias del mercado. Lo más aconsejable para generar valor de marca es realizar un estudio cuantitativo del mercado para conocer mejor cuáles son las necesidades más específicas del mercado y satisfacerlas antes que la competencia.

Commodities en el extranjero

Con el aumento de las bolsas de commodities a nivel internacional, se desarrollaron nuevos conceptos del término commodity. La definición legal que se utiliza en Estados Unidos define a la palabra como todo aquello que sea subyacente en un contrato de futuros de una bolsa de commodities establecida, generando la ampliación del concepto para que  prácticamente cualquier cosa pueda ser un commodity.

Actualidad

En la actualidad, se consideran como commodities muchos activos financieros siempre y cuando no sean considerados como valores o securities, tales como las divisas, las tasas de interés o de referencia, los índices bursátiles, entre otros.

Leave a Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *