Los CFD’s

Definición

CFD son las siglas en inglés de Contratos por Diferencias, una nueva forma de intercambiar acciones en la bolsa de valores. Concretamente, los contratos por diferencias hacen referencia a las operaciones financieras que se realizan sobre acciones o índices de la bolsas donde la ganancia es el diferencial entre el precio de compra y venta de un activo financiero, sin necesidad de comprar los títulos.

Por qué se crearon los CFDs

Los CFDs fueron creados debido los fondos de inversión libre a fin de acceder a la negociación de operaciones con más apalancamiento. Este es un producto financiero que solo se ha comenzado a comercializar en España desde el año 2007.

Los CFD son considerados instrumentos derivados OTC (over the counter), o en otras palabras no cotizan en un mercado organizado. Originariamente, los CFD eran  solamente las instituciones. En la actualidad, estos contratos se han convertido en una herramienta de negociación muy popular entre los pequeños inversores en mundo.

Partes que intervienen

Las partes que intervienen en los CFD’s se dividen en inversionista que es la persona que va a realizar la venta o compra de las acciones o los índices, mientras que la otra parte se denomina emisor y por lo general, es una entidad financiera que produce el contrato. Los CFD exigen un depósito de un pequeño importe por parte del inversor como garantía, de forma que exista una gestión más eficiente de su capital.

El CFD es un reflejo del rendimiento del activo en específico, es decir acciones, índices, materias primas, divisas o tipos de interés, etc. Esto no implica tener la propiedad física del activo subyacente en sí, puesto que el intermediario financiero es quien lo posee mientras el inversor liquide su deuda.

Ventajas de los CFDs

Entre las ventajas de los CFDs se puede mencionar la flexibilidad en las operaciones y fácil acceso a mercados tradicionalmente no accesibles a los pequeños inversores. Además, las inversiones pueden ser más rentables a largo plazo, por lo que para la negociación de acciones de bolsa es muy recomendable. Esto se debe a que estos contratos facilitan obtener el beneficio de la liquidación. Asimismo, es posible conseguir mayor liquidez y flexibilidad en todas las operaciones realizadas.

Leave a Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *