Futuros y opciones financieras, ¿qué son?

Los futuros y opciones son los dos ejemplos más representativos de derivados financieros, ya que su valor depende de los precios de otro tipo de activos. Aunque estos dos conceptos son diferentes entre sí, la semejanza radica en que sus términos se fijan en una fecha específica, pero las transacciones se llevan a cabo en el futuro.

Diferencias entre futuros y opciones financieras

La diferencia fundamental entre ambos radica en las obligaciones que imponen tanto a sus compradores como a los vendedores.

Una opción le da al comprador el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un determinado activo a un precio específico en cualquier momento durante la vida del contrato. Sin embargo, un contrato de futuros le da al comprador la obligación de comprar un activo específico, y al vendedor, la de vender y entregar ese activo en una fecha concreta, a menos que la posición del titular se cierre antes del vencimiento.

Bolsa de futuros y opciones

Estos derivados financieros operan a través del MEFF, tal y como veremos más adelante, y está regulado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, CMNV. Comprar y vender futuros y opciones puede hacerse a través de entidades financieras que tengan suscrito un contrato con el MEFF, y a través del cual se cursan las órdenes.

Qué son las opciones financieras

Las opciones, por su parte, son derivados financieros que establecen un derecho, pero no una obligación de comprar o vender valores o bienes a un precio y fecha establecido. Para adquirir opciones es necesario hacer un desembolso inicial, denominado prima cuyo valor está sujeto al precio del activo que es objeto del contrato, de la variabilidad de los precios y del período de tiempo entre la fecha de contratación y expiración (los futuros y opciones comparten esta similitud).

Las opciones se clasifican en aquellas que tienen el derecho llamadas opción call y las que otorgan el derecho a vender se denominan opción put.

Ejemplos de acción call y put

Podemos poner como ejemplo el de un activo inmobiliario, comprar una casa que se está construyendo. Sabemos que el precio de venta una vez las obras concluyan será de 152.000 euros. La manera habitual de proceder es la de rubricar un contrato con fecha de valor a un año, y entregar una señal, que podría ser de 10.000 euros.

Lo que hemos hecho es comprar una opción call. Por tanto, hemos adquirido el derecho de compra sobre dicha propiedad durante un año por 152.000 euros, independientemente de lo que ocurra con el mercado inmobiliario.

Una opción put sobre acciones de un valor en bolsa da a derecho al comprador de esa opción a vender acciones de ese activo a un precio determinado. Este es el precio de ejercicio y tiene vigencia hasta una fecha determinada, en la que hay que resolverla.

Cómo es el contrato

Un contrato de opciones consta de al menos cuatro partes: tamaño de la orden, fecha de vencimiento, precio de ejercicio y prima.

  • Tamaño de la orden: Es el número de contratos que se negociarán.
  • Fecha de vencimiento: Es la fecha después de la cual ya no se puede ejercer la opción.
  • Precio del ejercicio: Valor al que se comprará o venderá el activo.
  • Prima: Precio de la negociación del contrato de opciones. Es la cantidad que un inversionista debe pagar para obtener el poder de elección.

Qué son los futuros

Los futuros son contratos o acuerdos obligantes que se realizan con el objetivo de comprar un vender un número específico de valores o bienes en una fecha futura y un precio predeterminado.

Los valores o los bienes son los activos subyacentes, cuyo precio determinará el valor del contrato de futuros. Esto determina que las operaciones estén seguras a un precio fijo hoy y en una operación futura directamente en un mercado organizado, aunque también es un buen método para especular con la evolución del precio desde la fecha de contratación hasta el vencimiento de este.

Vencimientos de futuros

En la fecha de vencimiento, un contrato de futuro deja de tener efecto, expira. ¿Y si queremos prolongar la posición más allá de la fecha de vencimiento? Hay que efectuar una operación llamada roll over. Consiste en traspasar la posición al siguiente vencimiento, y si se quiere ejercer esa opción, hay que efectuarlo antes de la expiración vigente.

Qué son los derivados financieros

Un derivado financiero es un producto financiero cuyo valor depende del de otro activo. Se pueden clasificar de varios modos, según su complejidad, sus características o los agentes que intervienen en ellos.

Los derivados de por sí no tienen valor, ya que no son valores financieros clásicos, como las acciones o los bonos. No obstante, existen derivados que se compran y se venden como si fueran acciones en mercados financieros de derivados. El mercado español de derivados es MEFF, o Mercado Español de Futuros Financieros.

¿Alguna duda?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *