Fallos en los mercados de pagos

El Eurosistema distingue tres tipos de sistemas de pequeños pagos, en función de los efectos que un fallo en su funcionamiento pudiera tener sobre el sistema financiero y la economía en general: sistémicamente importantes; de importancia significativa y otros sistemas.

  • Sistémicamente importantes: una perturbación en su funcionamiento puede alterar la estabilidad de los mercados financieros.
  • De importancia significativa: no conllevan un riesgo financiero muy elevado pero desempeñan una función importante en el procesamiento y liquidación de pagos, por lo que un fallo de este tipo de sistemas podría tener un efecto económico significativo.
  • Otros sistemas: en los que un potencial fallo no tendría efectos excesivamente graves ni sobre la infraestructura financiera ni sobre la economía.

¿Cómo se clasifican los fallos?

Para encuadrar cada sistema en una de estas clasificaciones, se han establecido tres criterios:

  • El número de operaciones que el sistema procesa en relación al total de pagos al por menor efectuados en el país (grado de penetración en el mercado). La inexistencia de un sistema de pequeños pagos alternativo o el hecho de que la gran mayoría de las operaciones se procesen a través de un solo sistema (es decir, un alto grado de penetración en el mercado) sería un primer indicio de la importancia del sistema.
  • El importe total de los pagos procesados por el sistema (nivel de riesgo de liquidación agregado). Aunque las operaciones procesadas, tomadas individualmente, no sean de alto importe, es posible que el importe total procesado por el sistema sí sea elevado, lo que podría implicar un riesgo de liquidación, ya que los participantes podrían no tener liquidez suficiente para hacer frente a los pagos. Por tanto, cuanto mayor sea el importe total procesado (medido tanto en términos absolutos como en relación al importe total procesado por el SLBTR del país en cuestión), mayor será la importancia sistémica.
  • El grado en que el incumplimiento de sus obligaciones por parte de un participante podría afectar a los demás participantes (riesgo sistémico). Pese a que este riesgo es más evidente en el caso de sistemas de liquidación neta, se puede aplicar también a los de liquidación bruta.

Puede existir un alto grado de riesgo de sistema si el índice de concentración es elevado, es decir, si la mayoría de las operaciones se concentran en un reducido número de participantes, ya que el fallo de uno de ellos podría tener consecuencias financieras sustanciales para los demás. En el caso de sistemas netos, este riesgo también será elevado si el ratio de liquidación neta del sistema es reducido (si se compensan muchas operaciones de modo que el saldo neto a liquidar es muy reducido en relación al importe bruto de los pagos) o si las posiciones deudoras netas son elevadas.

Cuanto mayor sea este riesgo, mayor será la importancia sistémica del sistema.

Conclusión

Por tanto, si el sistema presenta un elevado nivel de riesgo de liquidación y sistémico, así como un alto grado de penetración en el mercado, es muy posible que sea sistémicamente importante. Si por el contrario el nivel de riesgo es limitado pero el sistema tiene un alto grado de penetración en el mercado, probablemente tenga una importancia significativa. El resto de sistemas serían calificados como “otros”.

Adicionalmente a estos criterios, cada país tiene en cuenta los rasgos específicos propios de sus respectivos mercados de pagos.

Leave a Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *