El patrimonio financiero de una empresa

¿Qué es el patrimonio de una empresa?

El patrimonio financiero de una empresa se define como el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que tiene una persona o empresa. El patrimonio puede ser analizado desde una perspectiva financiera o económica, pero generalmente tiene un concepto global, siendo uno de los medios con los cuales se cuenta para obtener bienes.

Aunque normalmente se aplica en la empresa, la palabra es también utilizada para referirse a la propiedad de un individuo, independientemente como sea que la haya adquirido. Desde este punto de vista, el individuo puede ser  una persona natural o jurídica. Estos bienes los han obtenido cada persona gracias a la herencia, al empleo o las inversiones.

Elementos

Cuando una sociedad se constituye, sus medios se componen por el dinero que aportan los socios, inmuebles o por el valor económico de lo aportado.  Cuando la actividad empeiza a tomar forma, se incorporan nuevos elementos introducidos

en el sistema contable de la empresas. Estos elementos patrimoniales son básicamente tres:

  • Bienes: Con esta designación se acumulan todos los elementos patrimoniales tangibles e intangibles de la empresa, como  mercancías, terrenos, patentes, establecimeintos comerciales, etc.
  • Derechos: Formados principalmente por créditos recibidos por la empresa como consecuencia de los movimientos financieros. En otras palabras, serían cantidades o sumas a cobrar de los clientes o préstamos que se hayan realizado durante un período. Estos derechos pasarían a ser líquido en cuanto llegue la fecha de cobro.
  • Obligaciones: agrupa todo lo relacionado con créditos, deudas o préstamos solicitados por la misma empresa, que deberán ser pagados cuando se alcance la fecha de vencimiento de cada uno, específicamente préstamos bancarios o deudas contraídas con proveedores.

Patrimonio neto

De esta forma, se tiene que el patrimonio está formado por dos tipos de elementos, los positivos (derechos y bienes) y los negativos (obligaciones). De ahí surge el denominado “patrimonio neto”, que sería la suma de las aportaciones iniciales más los elementos patrimoniales positivos y menos los negativos.

 

Leave a Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *