¿Qué es el descuento de pagarés?

Ya explicamos (definición de pagaré anterior) que un pagaré no es más que una promesa de pago que se establece legalmente mediante un documento mercantil en el que se especifican las características de ese pago y que incluyen el plazo de vencimiento, así como el nombre de la persona que puede cobrarlo. Hoy veremos en que consiste el descuento de pagarés.

¿En qué consiste un descuento de pagarés?

Para entender en qué consiste un descuento de pagarés primero hay que saber que con frecuencia, la persona que transmite el pagaré requiere de liquidez y por lo tanto tiene la posibilidad de vender dicho pagaré antes de que llegue el plazo de vencimiento.

Es así como se presenta el descuento de pagarés, es decir, se trata de una acción que no representa más que la venta del pagaré en una fecha anterior a su vencimiento.

En la actualidad es bastante común que bancos y otras entidades financieras, así como empresas crediticias ofrezcan sus servicios de descuento de pagarés debido precisamente a lo popular que se ha vuelto este procedimiento en los años recientes. De hecho es bien sabido que las pequeñas y las medianas empresas, así como los autónomos, recurran a este servicio ya que usualmente tienen sumas reducidas de liquidez, además de las dificultades que experimentan para acceder a un crédito.

En otras palabras, todas estas empresas recurren al descuento de pagaré con la intención de conseguir una liquidez a un menor costo.

¿Qué se requiere para hacer el descuento de pagarés?

Para hacer un descuento de pagarés por lo general únicamente se requiere de la factura y el pagaré ante el banco o la entidad financiera que será la encargada de realizar la acción de descuento. Una vez que esto se lleva a cabo mediante acuerdo legal, se realiza el pago del descuento correspondiente al pagaré. En otras palabras todo esto proceso es bastante rápido y sencillo, además que resulta muy económico en comparación con la concesión de un crédito.

¿Qué ventajas y desventajas tiene el descuento de pagarés?

Hablemos ahora acerca de las ventajas y desventajas del descuento de pagarés tanto para las personas como para las empresas. La principal ventaja de efectuar un descuento de pagarés es la liquidez inmediata que este te supone.

La desventaja de esto es que adelantar el cobro tiene un coste y por consecuencia el margen de beneficio de la empresa que adelante el cobro bajará. La empresa que se encarga de descontar el pagaré se queda con una parte del importe debido a que normalmente las empresas compradora del pagaré lo comprará por un precio inferior al que inicialmente estaba estipulado o en su caso se le cobrará al tomador una cantidad por llevar a cabo el servicio.

Sin embargo, la ventaja del descuento de pagarés, aparte del adelante de liquidez, es que dejas de correr el riesgo de que la persona que transmite el pagaré no abone la cantidad de dinero especificada llegado el momento de su vencimiento.

Por ello las personas no tienen que preocuparse por las devoluciones, además que la empresa no se detiene y de hecho puede mantener operaciones de negociación ante las entidades bancarias e incluso al momento de negociar nuevos productos todo ello porque los pagarés no incrementan su riesgo bancario.

 

Los requerimientos para descontar pagarés

 

Descuento de certificaciones públicas

También existe lo que se conoce como descuento de certificaciones públicas, se trata de la formalización de la autorización del pago por concepto de la prestación de bienes y servicios a una determinada entidad pública.

En este caso, la empresa que gestiona la operación puede adelantar el pagaré o su cobro mediante la cesión del derecho de cobro en una forma de anticipo. La ventaja de esto es que las certificaciones pueden tener el origen de prácticamente cualquier tipo de organismo público, incluyendo organismos estatales, municipales o autonómicos.

Relación con el factoring

Debido a que en ocasiones el adelanto de pagarés puede ser un procedimiento complicado, muchas personas y empresas recurren a servicios especializados de factoring para que sean ellos los que se encarguen de llevar a cabo todo el proceso.

El factoring o factoraje, es un término que se utiliza para definir uno de los servicios financieros y administrativos que mayor demanda tienen entre las pequeñas y medianas empresas, así como entre los autónomos.

La ventaja de utilizar este tipo de servicios es que se obtiene una mejora significativa de la liquidez de la empresa, así como una disminución considerable de los costes administrativos. Todo ello es posible gracias al adelanto de pagaré o del líquido de la factura pendiente, ya sea total o parcialmente. Básicamente se trata de un contrato entre la empresa y la entidad encargada de ofrecer el servicio de factoring, mediante el cual se ceden total o parcialmente todos los créditos comerciales a corto plazo por las ventas de los clientes de la empresa. A cambio de esta cesión, la empresa que ofrece el servicio de factoring adelanta los pagarés de una manera automática, según se ha establecido en el acuerdo de financiación y en el contrato de factoring.

Además de ofrecer los servicios de financiación a través del adelanto de pagarés cedidos y pendientes de cobros, también le ofrece información muy valiosa con el análisis de todos los clientes que en la actualidad tiene la empresa, así como de aquellos clientes potenciales.

El vencimiento del pagaré

Tal como sucede con cualquier titulo crediticio, los pagarés también cuentan con una fecha límite de validez o vencimiento, misma que se designa de acuerdo a las legislaciones mercantiles para cada estado. En consecuencia, en cada país, más específicamente, en cada entidad federativa o Estado, es posible llevar a cabo o establecer normativas para que se regulen los términos de todos estos documentos mercantiles.

Hay que decir que el vencimiento de un pagaré siempre debe tomarse con una seriedad absoluta ya que cuando se presenta el vencimiento, se presenta también la posibilidad de dar inicio a una instancia judicial, conocida usualmente como juicio ejecutivo mercantil, que básicamente pretende indemnizar al acreedor con la cantidad económica especificada en el pagaré.

Ahora bien, el vencimiento de los pagarés varía en su plazo con respecto a los días considerados como hábiles o festivos. Por ejemplo, cuando el vencimiento del pagaré se da en un día inhábil, entonces lo que se hace es recorrer al día hábil siguiente. Incluso, cuando las partes lo consideren necesario, pueden revocar la vigencia del pagaré especificando otro plazo de vencimiento. También es importante mencionar que existe lo que se conoce como “Plazo a la vista”, que se presenta una vez que el pagaré corre en vigencia a partir de que es presentado para su cobro, lo cual usualmente es un plazo de 12 meses.

Otro aspecto importante con respecto al vencimiento de un pagaré tiene que ver con que es posible omitir la fecha de vencimiento cuando el documento es firmado en blanco. En este caso es una práctica muy común entre las empresas que intentan solventar una garantía. Cuando algo así sucede, el plazo de vencimiento da inicio a partir de que se exige su cobro. En este punto es importante dejar en claro que si el pagaré pierde su validez debido al vencimiento, el derecho del acreedor igualmente se pierde y en consecuencia no tendrá ninguna posibilidad de cobrar la cantidad especificada en el documento.

No solo eso, la prescripción se detiene al instante cuando se presenta ante la autoridad indicada la denuncia por este hecho. Cuando se trata de documentos crediticios que entran a una instancia judicial, los plazos de vencimiento se interrumpen, por lo que se pasa al proceso que permite definir la cantidad total en la que se suman los intereses, así como los costos judiciales que se deriven.

El vencimiento de un pagaré también puede interrumpirse cuando se lleva a cabo un abono, en cuyo caso se cuenta a partir de la fecha en la que se dio ese abono en adelante, con una nueva prescripción, la cual en todo momento debe ser acorde a los plazos establecidos por la normativa correspondiente.

Hay que tener en cuenta que este tipo de litigios puede tomar mucho tiempo y es probable que se tengan que llevar a cabo peritajes para comprobar la validez o invalidez del pagaré, además de otros peritajes relacionados con la validez de las firmas en el documento.

Se recomienda que al firmar un pagaré o cualquier titulo crediticio, esto se lleve a cabo con contrato o convenio de tal manera que se formalice legalmente esta transacción.

En estos casos suele ser común que se recurra a un notario para que se encargue de certificar dicho procedimiento, particularmente cuando se trata de una situación que involucra a las empresas y en donde suelen manejarse grandes sumas de dinero.

¿Cuándo se presenta el vencimiento de un pagaré?

El vencimiento de un pagaré o la pérdida de validez de un documento crediticio suceden cuando se da el vencimiento del documento por fecha; como consecuencia de la muerte del acreedor; como consecuencia de la muerte del deudor o debido a una resolución judicial.

¿Es válido un pagaré sin fecha de vencimiento?

A pesar de que la Ley establece como requisito obligatorio que todos los pagarés cuenten con una fecha de vencimiento en la cual puedan cobrarse, existe una excepción en la que no se puede invalidar dicho documento.

Según lo establecido en el artículo 95 de la Ley Cambiaría y del Cheque, el pagaré sin fecha de vencimiento, se considera como pagadero a la vista; en otras palabras, a su presentación al cobro. De este modo la legislación no deja sin cobertura jurídica al beneficiario del pagaré ya que de hecho, esta omisión de la fecha de vencimiento por parte de quien lo emite, representa una protección que permite al beneficiario del pagaré hacer de forma efectiva su cobro al instante.

En consecuencia, el firmante del pagaré deberá poner especial atención al momento de rellenar el documento debido a que al tratarse de un titulo crediticio que posibilita el vencimiento de pagaré es el plazo máximo que tiene el documento para ser liquidado, también cuenta con plazo para su endoso.

El vencimiento es importante si queremos un adelanto del pagaré. Conseguir más tiempo y asegurar la liquidez, al no especificar la fecha de vencimiento, el pagaré perderá las ventajas que le corresponden al beneficiario.

Consejos a la hora de descontar pagarés

Es importante saber que al negociar con la entidad bancaria o la entidad financiera, todo el proceso en realidad puedes ser bastante complicado. La razón de que esto sea así es que se tiene que llevar a cabo todo un estudio detallado con respecto a la documentación que se requiere, incluso si esa persona ya es de hecho un cliente del banco. Por ello es necesario tener bien claro todos los aspectos más relevantes de esta negociación para que llegado el momento, la persona tenga en cuenta el tipo de pagaré que lleva, es decir, si se trata de un pagaré a la orden o un pagaré no a la orden o si se trata de un pagaré endosable, bancario o comercial.

También si es que existen gastos de apertura y gastos de contratación a los que el cliente tiene que hacer frente una vez que le hayan aprobado el descuento en la entidad bancaria o en la empresa crediticia. Si hablamos acerca de la negociación de pagarés no a la orden, debemos saber que este es el primer inconveniente que la persona puede experimentar cuando acuda al banco.

Esto es porque los pagarés no a la orden se pueden descontar, así como negociar, sin embargo en ambos casos se tienen algunas limitantes que usualmente solo el banco conoce.

Por ejemplo, en caso de que el deudor es una persona que no cuenta con una solvencia económica o que no paga cuando la fecha de vencimiento llega, entonces el banco tiene todo el derecho de reclamar el importe total a dicha persona que está transmitiendo el pagaré.

Esto es así debido a que los pagarés no a la orden no son endosables; es decir, la cláusula de endoso significa que el pagaré no puede ser transmisible sino únicamente con los efectos de una sesión ordinaria, tal como ha quedado establecido en el artículo 14 de la ley Cambiaria y del cheque 19/1985, del 16 de julio. Por esta razón es importante tomar en cuenta algunas recomendaciones con respecto a la negociación con pagarés.

Otra cosa que vale la pena mencionar es que en ocasiones los bancos le piden al cliente quedarse con el pagaré original, de tal manera que las personas se encuentran con la duda de si deben dejarles el pagaré original o solamente una fotocopia. Ellos piensan que si su cliente no hace el pago, al final es a la persona que negocia a quien terminan cobrándole el importe. A este respecto conviene aclarar que este procedimiento es habitual en la mayoría de las entidades bancarias debido a que a la persona se le entrega el dinero en ese preciso momento.

Los bancos entonces se amparan en sus derechos de cobro cuando el día del vencimiento del pagaré llegue finalmente.

Descuento de pagarés sin recurso

Ahora bien, esto es muy diferente a cuando en el contrato se haya estipulado que el descuento de pagaré se hace sin recurso, es decir, que en el caso de que el cliente no pague, ese dinero se lo pueden exigir al descontatario, que obviamente viene siendo la persona que está intentando negociar el pagaré. En otras palabras, una vez que la negociación de pagarés llega a su fin, es el banco quien tiene todos los derechos de crédito de tal manera que ellos van a ejecutar el cobro de cualquier forma posible.

 

 

Sending

User Review

5 (3 votes)

¿Alguna duda?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *