¿Qué es una cuenta bancaria?

Hoy vamos a hablar de qué es exactamente una cuenta bancaria, así como de qué requisitos son necesarios para poder tener una y cuales son los movimientos que te permite tener una cuenta en una entidad bancaria concreta.

Una cuenta bancaria es un producto que ofrecen los bancos a través del cual tú, como titular de la cuenta o titulares en caso de que sea una cuenta común con otra u otras personas, puedes hacer movimientos con el dinero que en ella deposites.

Veíamos en otros post como hacer y lo que son las transferencias bancarias, y es importante tener en cuenta que todos los movimientos que se pueden hacer con tu dinero (cobrar dinero, pagar dinero y ahorrar dinero) son mediante la cuenta bancaria, que es algo así como el espacio figurado donde el dinero espera a realizar las acciones que tú plantees.

Tener una cuenta bancaria es algo básicamente obligatorio en el caso de que tengas un trabajo, pues será donde la empresa deba depositar tu salario, también en el caso de que quieras pagar muchas cosas que ya no pueden manejarse con dinero en efectivo.

Para hacerte una cuenta, cada entidad bancaria plantea unos requisitos establecidos, que normalmente suelen ser, como mínimo, ser mayor de edad y tener una cantidad de dinero mínima para poder ingresar.

Tipos de cuentas bancarias: ¿Cuál es la que más me conviene?

Existen varios tipos de cuentas bancarias que debemos conocer bien para decidir cuál es la que más nos conviene, pues según los motivos por los cuáles quieras tenerla, unas te convendrán más que otras.

La cuenta corriente

Una cuenta corriente es el producto básico de una institución bancaria. Es la cuenta común, la que más a menudo las personas tienen.

La cuenta corriente funciona a través de depósitos a la vista que te permitirán manejar tu dinero en cualquier momento siempre y cuando lo necesites. En ella se pueden hacer ingresos y pagos mediante transferencias bancarias, o mediante la extracción del mismo dinero en los cajeros automáticos

Como el banco no establece ningún tipo de restricción al uso diario de tu dinero, como sí hace en el caso de otras cuentas que veremos más adelante, tampoco te da ningún tipo de beneficio tener tu dinero guardado, simplemente lo guarda y distribuye según tu criterio. 

La cuenta de ahorro

La cuenta de ahorro es, con toda probabilidad, el otro producto más demandado en los bancos.

Tiene, por decirlo de alguna manera, las características opuestas a una cuenta corriente, pues la libertad de movimientos de tu dinero se restringe ya que la idea es tener unos fondos guardados, sin poder gastar, que además vayan generando intereses que hagan crecer la cuantía económica de cara al futuro.

Todas las entidades bancarias ofrecen a sus clientes una cuenta de ahorros o incluso varias según diferentes características. Como en todo, cada entidad es quien decide cuáles son las condiciones, pero normalmente varía según el depósito de dinero inicial de la persona en concreto, así como de los cargos mensuales o la tasa de interés.

La cuenta de remuneración o cuenta remunerada

La cuenta remunerada es aquella pensada para las personas que desean obtener rentabilidad, siendo más alta la posibilidad de conseguirlo que en una cuenta de ahorro. Además, a diferencia de ésta última, la inversión se puede recuperar en todo momento sin penalizaciones.

En las cuentas de ahorro tradicionales, el interés de cada mes se alarga en el tiempo y hace que el cliente tenga que seguir pagando intereses durante todo el tiempo que tenga la cuenta. Sin embargo, en la cuenta remunerada los intereses son bastante altos durante los primeros meses (durante tres, cuatro o cinco meses) y después bajan y se estabilizan.

Como en el caso de los demás tipos de cuenta, el saldo y los ingresos que una persona concreta pueda tener, hace variar el tipo de interés, así como las posibilidades de movimientos.

La cuenta joven

Aunque generalmente las cuentas jóvenes son de los dos tipos que hemos hablado antes, es decir, cuentas corrientes o cuentas de ahorro, cuando una persona tiene entre 14 y 30 años se les dan a sus cuentas unas características especiales, adaptadas a las características económicas de la gente de esa edad, que sean más atractivas y den la facilidad que necesitan. 

Las entidades bancarias muestran bastante interés por captar público joven porque saben perfectamente que esas personas son clientes futuros, y que si no ahora, en su momento, contarán con mayores posibilidades económicas para confiar en el banco que le haya facilitado ahorrar cuando era joven.

Estas cuentas jóvenes, por lo que se caracterizan es por no tener a penas comisiones de ningún tipo y por ofrecer descuentos en actividades culturales o de ocio, además de tener pocos intereses. 

Otros tipos de cuenta

Existen otros tipos de cuentas bancarias además de éstas, que son sobre todo cuentas específicas para sectores poblacionales concretos: cuentas para niños donde poder gestionar el dinero para cuando crezcan, o cuentas para jubilaciones, también cuentas nómina, para poder ingresar específicamente el salario, y un largo etcétera sobre el cual te podrás informar en un banco en caso de que estés pensando en abrirte una cuenta bancaria.

¿Qué acciones te permite llevar a cabo una cuenta bancaria?

Una cuenta bancaria te permite, como hablábamos, realizar todos los movimientos relacionados con el dinero que en ella ingreses. 

Actualmente casi todos los aspectos de nuestra vida están relacionados con el dinero que depositamos en un banco, con lo que tener tu propia cuenta bancaria te ayudará en muchas transacciones

  • Poder ingresar la nómina de tu puesto de trabajo, así como pagar tú a las personas que tengas a tu cargo.
  • Pagar servicios online que decidas contratar, así como ingresar dinero a otros mediante transferencias bancarias.
  • Cobrar el dinero de alguna prestación por desempleo que tengas, o bien pensión o bien la jubilación por parte del SEPE.
  • Ingresar dinero en efectivo que tengas ahorrado para poder contar con él en tu cuenta bancaria a la hora de realizar movimientos.

La evolución de la tecnología nos ha traído cada vez más capacidad para poder gestionar el dinero de tu cuenta bancaria sin moverte de casa, por lo que cada vez son más los movimientos económicos que puedes realizar gracias a la posesión de una cuenta en una entidad bancaria.

Esperamos haber solucionado todas las preguntas con respecto a qué es una cuenta bancaria, para que te puede servir en la práctica y cuáles son las características de algunos de los tipos de cuenta bancaria más comunes, para así saber cuál es la que más te conviene. 

Si todavía tienes alguna pregunta pendiente, no dudes en consultarnos a través de los comentarios.

¡Hasta la próxima!

¿Alguna duda?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *