¿Cuándo declararse en bancarrota?

Declararse en bancarrota

Se dice que una persona natural se declara en quiebra o bancarrota, cuando se encuentra en una situación jurídica donde no puede pagar las deudas (pasivo exigible) y obligaciones contraídas de ninguna forma, ya que éstas son superiores al patrimonio total de la persona, recursos económicos disponibles o activos, pudiendo ser éstos, bienes o derechos.

Por lo general, cuando la situación es a corto plazo, es decir, cuando las deudas superan las obligaciones de pago pero el patrimonio es mayor que las deudas, puede ser reversible y es en este momento donde se habla de suspensión de pago, es decir que la persona no puede hacer frente a sus deudas momentáneamente pero que si podrá realizarlo en el futuro.

Sin embargo, en el caso de la bancarrota o quiebra esta situación es irreversible, ya que las deudas superan el valor tanto actual como futuro de los de los bienes y derechos de la persona. La persona que se encuentra en estado de quiebra se le denomina fallido, cuando este se encuentra declarado judicialmente en dicho estado, se abre un procedimiento concursal o juicio de quiebras, para examinar si el fallido puede hacer frente a las obligaciones de pago pendientes a través de su patrimonio.

Tipos de quiebras

Existen tres tipos de quiebras: culpable, fortuita y fraudulenta.

Culpable

La quiebra culpable hace referencia a los siguientes elementos:

  • Por apuestas innecesarias que implique altas cantidades
  • Por perdidas a causa de juegos de entretenimiento
  • Cuando el fallido haya tenido gastos excesivos al respecto de su liquidez
  • Cuando se hayan vendido bienes fiados por menos dinero del estimado y sin haber sido pagados al fiador.

La persona que haya incurrido en alguno de los elementos anteriores será declarada judicialmente como culpable de la quiebra.

Fortuita

La quiebra fortuita, tiene los siguientes aspectos:

Se basa en el hecho de que pueden ocurrir sucesos inesperados o fortuitos, que pueden afectar el capital y los bienes. En esta quiebra no existen penalidades por ser fortuita o casual.

Fraudulenta

Finalmente está la quiebra fraudulenta, producida por las siguientes situaciones:

  • No haber realizado una contabilidad apropiada.
  • Haber ocultado información  relevante que pudiera afectar el balance general de  la persona.
  • Alterar los balances generales con documentos o información falsa.
  • La utilización de fondos ajenos para el consumo propio.
  • Llevar a cabo negociaciones de letras cuando no se dispone de fondos para hacerlo.
  • Por cualquier transferencia ilegal.

Leave a Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *