¿Qué es la clausula suelo?

Hoy vamos a hablar sobre el concepto de la cláusula suelo, también llamado suelo hipotecario, que tan en auge ha estado en los últimos años a raíz del planteamiento de que se trataba de una cláusula abusiva.

Las cláusulas suelo son, básicamente, los tipos de interés que fijan las entidades bancarias a las personas que quieren que se les conceda una hipoteca. Es un interés fijo e inmóvil cada mes, por lo que las personas hipotecadas no se benefician de las posibles caídas del Euribor que pueda haber. 

La pretensión de las entidades bancarias con éste interés que se firma con los clientes con futuras hipotecas, es ganar una comisión mínima y no tener que estar sujetos a la volatilidad que muchas veces el mercado supone. En muchas ocasiones, los clientes no tenían conciencia sobre qué significa exactamente ese interés mínimo obligatorio.

La polémica

En la práctica, sucedió que en nuestro país, en una caída importante del Euribor que habría supuesto de por sí que las personas con hipotecas tuviesen que pagar mucho menos a los bancos, siguieran pagando lo mismo con independencia a los movimientos del Euribor, y esto, como veremos más adelante, causó mucha controversia y una necesaria revisión legal del asunto.

Cláusula suelo vs Cláusula techo

De la misma manera que las entidades bancarias fijan una tasa mínima de interés para ellos independientemente a las fluctuaciones del Euribor, también plantean una tasa máxima para que, en caso de que éste tuviese una fuerte subida, tampoco haga pagar a la persona hipotecada más dinero del fijado, lo que se conoce como cláusula techo.

El conflicto que ocasionan las cláusulas techo, que en un principio parecen un concepto bastante positivo para el interés del cliente, es que normalmente las entidades bancarias establecen un techo muy alto, prácticamente inalcanzable. Esto hace que, además de la gran cantidad de personas que en muchos casos no tienen conocimiento de que están firmando sobre el interés mínimo ni tampoco sobre el interés máximo, otras muchas personas tengan la sensación de que la cláusula techo es algo beneficioso para ellos, cuando es bastante más probable que se vean afectados por la cláusula suelo o suelo hipotecario

El fraude de las cláusulas suelo

Durante el año 2016 el Tribunal Supremo manifestó su afirmación acerca del abuso que suponían las cláusulas suelo en la gran mayoría de las ocasiones, sobre todo por la falta de transparencia que habían empleado los bancos con respecto a las personas hipotecadas que estaban sufriendo las consecuencias. 

Después de esto, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró la retroactividad total de la cláusula suelo al considerarla, como previamente el Tribunal Supremo, una práctica abusiva. Esto dictaminó que los bancos españoles debían devolver todo el dinero que gracias a este cuestionado interés habían ganado. 

¿Puedo reclamar la cláusula suelo de mi hipoteca?

Sí, puedes, y para ello tendrás que estar atento a dos cosas: una es que se elimine de tu contrato de hipoteca de manera inmediata este interés para no tener que reclamar en el futuro, y otra cuál es exactamente la cantidad que has pagado de más.

Desde el año 2016, como comentábamos anteriormente, se puede pedir la devolución de todo el dinero correspondiente a la resta del interés que impedía  a los hipotecados beneficiarse de la bajada del Euribor. Lo que sí te recomendamos, en caso de que estés en una situación similar a ésta, es que te pongas en contacto con un profesional que te ayude para saber si efectivamente puedes reclamar una cantidad de dinero y cuánta exactamente (teniendo que hacer un estudio sobre los años de hipoteca y la fluctuación del Euribor durante todo ese tiempo).

Es importante éste estudio porque además dependiendo de los años que tenga tu hipoteca, puede haber coincidido algún periodo en el que el Euribor estuviera alto, y por tanto no te vieses afectado por la cláusula suelo.

Esperamos haber podido resolver todas tus dudas sobre la cláusula suelo, la cláusula techo y todos los posibles problemas que ocasionan, así como sobre cómo y de qué forma es posible reclamarlo en caso de que seas una persona afectada por ello.

¡Hasta la próxima!

¿Alguna duda?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *